Siete apuntes sobre mi visión espiritual.

Un articulo de Sergio Maurel

En los últimos meses (años ya, a estas alturas) he tenido la enorme suerte de conocer a muchos ponentes i maestros del mundo espiritual. En estos meses, he tenido oportunidad de ahondar en aspectos muy diferentes de las vías iniciáticas y terapéuticas. Vías muy comúnmente confusas entre si. No sabría explicar por que, pero el mundo siempre me trae oportunidades de aprender de los mejores. De absorber conocimientos que de ninguna otra manera se podrían obtener. Que solo desde un estrecho contacto con ellos es posible. Exponer cuestiones especificas que por lo general responden y hacen que tu visión en muchas ocasiones cambien por completo. Eso, esa suerte no me hace conocedor ni poseedor de la sabiduría, el conocimiento o el talento que ellos atesoran. Lo que si que me permite es discernir sobre de quien quiero o no aprender. De quien quiero obtener enseñanzas. De quien siento que me puedo o no fiar en la transmisión de enseñanzas.

A estas alturas después de ya un tiempo en esta vía espiritual organizando y asistiendo a muchos eventos de esta índole. Creo que con conocimiento puedo expresar mi opinión sobre este mundo y sentenciar algunas cosas como usuario que quizás os puedan ayudar.:

La mayoría de los maestros que mas me han influido lo han hecho siempre desde el humor. A mi la solemnidad no me llega y creo que las cosas siempre desde un humor consecuente. Sin estridencias ni sobreactuaciones es una muy buena forma de recibir la información. Claro que es necesaria la solemnidad en la transmisión sobretodo en la vía espiritual. Pero entre acto y acto un poco de humor de distensión de liberación, no esta nada mal.

No por asistir a muchos cursos y talleres se es mas o menos espiritual. La gente en general tendemos a confundir cantidad con calidad. Y en este como en todos los aspectos de la vida eso es así es mejor ir aprender integrar y después mas. He conocido gente que hacían corsos seminarios formaciones dos o tres días a la semana todas las semanas. Sin integrar nada. Tal como llaga se va. La espiritualidad forma parte de uno y solo desde uno la haces aflorar.

Conocer muchas vías muchas terapias muchos ponentes o maestros diferentes, no te garantiza saber mas ni mejor. Lo que posiblemente te garantiza es un lio mental grande. Muchos maestros aun hablando de lo mismo tienden a contradecirse. Y lo realmente increíble es que todos ellos llevan razón. Tenemos en los últimos tiempos lo que los propios maestros llaman “turistas espirituales”. Una vía concreta, la que mas te llame, asta el final, con todas las experiencias que ella te aporte. Saltar de terapia en terapia de vía a vía a mi entender no es la mejor formula.

Cada persona tiene su vía. Acceder a una vía determinada porque tus amigos lo hacen es un error que a corto plazo veras que no te compensa. Cada uno ha de tomar la vía que mas le atraiga. Y si no pues cambiar.

Los maestros comen cada día. La gente empieza a dar síntomas ( y hablo desde lo que la gente me transmite) que esto de la espiritualidad el crecimiento personal ha de ser gratis. Que las enseñanzas se han de transmitir de forma desprendida y sin esperar nada a cambio. Pues hombre a todos estos os diré que en la antigüedad donde al maestro se le podía pagar con comida o algún presente y que en su mayoría tenían mecenas que los mantenían eso era posible. Incluso actualmente en oriente algunos pueden dado su estatus formar asrams donde eso es así. En occidente en el s.XXI si alguien habla con los acreedores y les convence de que a los maestros ponentes etc. no se les cobre (luz, agua, piso, frutero, verdulero, el del metro….) yo estaré de acuerdo. Hasta que no llegue ese día que no va a llegar, no.

Los maestros cagan cada día. Es consecuencia directa de lo primero. Pero no me refiero en este caso a una forma literal de la palabra. Mas bien me refiero a una visión de que como todos en este mundo tenemos también un lado feo. Que son humanos y por mas sabiduría y conocimiento que posean también cometen errores. Se enfadan y algunos tienen un ego de medidas colosales. Pero si todos somos así de imperfectos ¿porque ellos no lo deberían ser?. Al fin y al cabo también son gente.

La gran diferencia entre maestro, ponente, facilitador y canta mañanas. Aquí tendríamos para un libro pero lo que esta claro es que los tres primeros proponen algo. El maestro es aquel del que algo aprendes sea mas o menos espiritual todos pueden ser tu maestro. Pero estamos acostumbrados a un perfil una imagen muy determinada de maestro y esa es ala que nos ceñimos. El ponente es alguien que ha desarrollado o no una teoría que la explica pero que no la pone en practica. El facilitador es aquel que aprendió una técnica determinad y facilita y aplica esta en sus pacientes o consultantes. Y por ultimo el canta mañanas el mas peligroso de todos es aquel que dice ser saber o poder pero que ni es ni sabe ni puede. Y de estos últimos es de los que mas hay.

Podría estar repasando aspectos muchas paginas pero creo que con esto se entiende.

Conclusión. La vía iniciática, la vía espiritual, es igual que el resto de la vida. Porque forma parte de la ella. No os dejéis impresionar por supuestos maestros. Y como en la vida cada uno hace las cosas de forma diferente. Y esa forma de hacer las cosas es la correcta en cada uno. Sigue el camino que tu mismo marques.

Gracias a todos los que me he encontrado en el camino porque bueno o malo de todos he aprendido mucho.

 

¡Comparte esta entrada!